Según explica la concejala de Medio Ambiente, entre los meses de enero y abril, se ha intervenido en casi 1.000 metros cuadrados de fachadas de edificios y mobiliario urbano.
En este sentido, recuerda que los trabajos forman parte del Plan de eliminación de pintadas, que tiene como finalidad acabar con prácticas incívicas que, si bien son realizadas por muy pocos vecinos, afectan a un gran número de ciudadanos y suponen un elevado coste para las arcas municipales.
En cuanto a las técnicas utilizadas para la eliminación de las pintadas, la edil precisa que se trata del chorreo por succión en seco; la aplicación de un chorro constante de arena húmeda a alta presión, que se emplea en superficies como piedra, ladrillo o cemento; así como agua a alta temperatura, utilizada la limpieza de materiales blandos como el plástico.

FG_AUTHORS: Ayuntamiento de Santander – Noticia

Leer noticia completa: http://goo.gl/QiLjSH