Todas las personas que tienen mascotas necesitan cuidarlas y atenderlas como el miembro de la familia que es; de hecho, muchas veces necesitan atenciones que no tenemos previstas e, incluso, corremos el riesgo de que nos la roben. Es por ello que muchas personas optan por hacerse con un seguro para la mascota que, aunque es un producto desconocido, cada vez son más las aseguradoras que lo ofrecen.

Nuestras mascotas pueden contraer enfermedades que, a menudo, no son fácilmente identificables a simple vista o son confundidas con malestar general. Por eso, lo ideal para garantizar que nuestra mascota está en condiciones óptimas, es que un veterinario las reconozca de manera periódica.

De hecho, durante todo el año es muy frecuente que se produzcan atropellos, agresiones entre animales, fracturas y demás lesiones que puede sufrir nuestra mascota durante su actividad, por lo que hay muchas familias que se ven obligadas a pedir ayuda desesperadamente para afrontar las facturas veterinarias, que suelen ser elevadas. Entre las coberturas que suelen ofrecer las aseguradoras están los gastos veterinarios por accidente, enfermedad y hospitalización, por lo que este desembolso se ve reducido.

En España una de cada tres mascotas requiere tratamiento veterinario al menos una vez al año y aunque hay actualmente más de 9 millones de perros y gatos, menos del 2% de las mascotas están aseguradas, mientras que en algunos países europeos ese porcentaje alcanza el 25%.

Aunque en España no es obligatorio asegurar tu mascota, en la Comunidad de Madrid sí que es obligatorio suscribir una póliza aseguradora de responsabilidad civil para cualquier perro.

Adicionalmente, se le pueden añadir coberturas como defensa jurídica, gastos por robo o extravío, gastos por eutanasia, gastos por estancia en residencia y asistencia veterinaria telefónica 24 horas.