El Museo de la Aeronáutica y Astronáutica del Ejército del Aire ha cedido al Ayuntamiento de Santander, para su exposición en el refugio antiaéreo de la plaza del Príncipe, una bomba original Sprengbombe Cylindrich SC 250, conocida en España como Negrilla SC 250. 

Las SC 250 se usaron por primera vez en combate en la Guerra Civil Española, convirtiéndose en el tipo de bomba que el ejército alemán empleó con más asiduidad durante la Segunda Guerra Mundial en todos los frentes. 

Durante la contienda, se cargaron en aviones Junkers Ju-87 Stuka (1 bomba), Dornier Do 17 (3 bombas), Junkers Ju-52 (4 bombas), Heinkel He 111 (8 bombas). En los bombardeos que sufrió Santander entre los años 1936-1937, los aviones que la emplearon fueron los Ju-52 de la Aviación Nacional, y los He-111 de la Legión Cóndor. 

La bomba, que ya ha sido instalada en una de las vitrinas del refugio, era una bomba de demolición, originaria de Alemania, aunque durante la Guerra Civil también se fabricó en España. 

En cuanto al tipo de explosivo que contenía, habitualmente, era una mezcla de Amatol y TNT en una proporción de 60/40. La bomba, que tiene unas dimensiones de 1.651 mm de alto y 368 de diámetro, contaba con un peso de 250 Kilos y una carga explosiva de 130 Kg. 

Cuando la bomba impactaba en el objetivo, una lámina de pólvora llamada “galleta”, provocaba un retardo de 5 décimas de segundo antes de detonar la espoleta eléctrica la carga explosiva.

Más de 4.800 personas han visitado el refugio antiaéreo desde su inauguración, en noviembre de 2014. 

Se trata de visitas gratuitas, para las que es necesaria la inscripción previa en la Oficina Municipal de Turismo de los Jardines de Pereda, que permiten hacer un recorrido por esta infraestructura, de casi 100 metros cuadrados, divididos en tres galerías, que forma parte del anillo cultural de la ciudad. 

Dentro del refugio, se presentan los contenidos de forma lúdica y atractiva, pero también informativa y rigurosa, debido a la amplia variedad de público que lo visita, que incluye tanto escolares, como turistas y vecinos. 

Para ello, cuenta con una amplia variedad de recursos y elementos expositivos como carteles, fotografías y diferentes objetos, así como medios audiovisuales, entre ellos, un audio con la señal de alarma, siluetas o maquetas de los aviones utilizados en los bombardeos y en la defensa de la ciudad, así como de las bombas empleadas durante los bombardeos, como la Sprengbombe Cylindrich SC 250 o Negrilla SC 250.