La Bandera Azul ya luce en las playas nojeñas de Ris y Trengandín, dos de los cinco arenales de Cantabria donde ondeará este verano 2015.

La Bandera Azul, concedida por la Fundación Europea de Educación Ambiental (FEE), es un distintivo internacional que garantiza que los arenales de los municipios costeros cumplen con determinados estándares relacionados con la calidad de las aguas de baño, la seguridad y los servicios, la gestión ambiental, y la información y educación para la sostenibilidad.

La playa de Trengandín fue acreditada por primera vez con este distintivo, mientras que Ris recupera este año la bandera, gracias, entre otros, a los trabajos que se han realizado para recuperar y restaurar los sistemas dunares en los arenales, incluidos en el Parque Natural de las marismas de Santoña, Victoria y Joyel. En este sentido, se ha colocado un cierre de madera y procedido a la eliminación de las especies invasoras en dichas zonas.

Según el concejal de Medio Ambiente, Javier Martín, el nuevo equipo de gobierno ha adquirido “un compromiso con el ciudadano de nuestro entorno natural, y la protección medioambiental como fuente principal de atracción turística del municipio”.

Así, para el edil nojeño, tanto la Bandera Azul como el resto de galardones de las playas “son un componente más de ese compromiso, que reforzaremos en la medida de lo posible para conseguir que Noja sea un referente nacional de respeto a la naturaleza”.

Además de la Bandera Azul, las playas nojeñas cuentan con la ‘Q’ de Calidad Turística, la bandera Ecoplayas, el Compromiso de Calidad Turística del Sistema Integral de Calidad Turística en Destino (SICTED), la Quality Coast Silver y la ISO 14.001 de Gestión Medio Ambiental. Trengandín está también acreditada con el certificado de Accesibilidad Universal