Las oficinas de información turística del Ayuntamiento de Santander han atendido a más de 26.000 visitantes entre el 15 de junio y el 15 de julio, un 10 % más que en el mismo periodo de 2014, según ha destacado hoy la concejala de Turismo, Gema Igual.

Estos resultados se suman a las favorables expectativas que tienen los hosteleros de la ciudad para la Semana Grande, en la que muchos alojamientos esperan lleno total.

Precisamente, con motivo de las fiestas, la oficina de los Jardines de Pereda estrena imagen, con los recursos turísticos de la ciudad serigrafiados sobre sus cristaleras.

La oficina mejora así su visibilidad a través de siluetas que representan, la antigua muralla, la torre de la Catedral, el Centro de Arte Botín, o el arte rupestre al que pueden acercarse los turistas a través del Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria.

El Ayuntamiento puso en marcha el pasado 15 de junio el dispositivo turístico de verano, con dos oficinas abiertas con seis personas atendiendo simultáneamente, en horario de 9 a 21 horas, en el caso de los Jardines de Pereda, y desde las 10 hasta las 21 horas, también de manera ininterrumpida, en el Sardinero, todos los días de la semana.

De los visitantes atendidos eran de procedencia española el 86,3 % y el 13,7% extranjeros.

Otros de los atractivos que oferta la ciudad a los turistas son las visitas guiadas al Palacio de la Magdalena y los recursos del anillo cultural, entre los que se encuentran el refugio antiaéreo, el Centro de Interpretación de la Muralla Medieval y el Centro de Interpretación de la Historia de la Ciudad de Santander, con el claustro y la torre de la Catedral.

El servicio turístico municipal cuenta con material promocional, en castellano y en inglés, y facilita también información en francés, italiano, portugués y alemán. Ofrece, además, una guía turística y un folleto del Palacio de La Magdalena en castellano, inglés y francés, una guía de alojamientos, y cuentos que narran la historia de la ciudad con Victoria y Alfonso como protagonistas, haciendo un guiño así a los veraneos de la Familia Real en la ciudad.