Fundación Banco Santander ha firmado un acuerdo de colaboración con la Fundación Oso Pardo para mejorar el hábitat del oso pardo y contribuir a la recuperación de esta especie en peligro de extinción.

De esta manera, Fundación Banco Santander ha plantado un total de 17.731 árboles en entornos mineros degradados del municipio Villablino (León), para que los frutos que darán entre ocho y diez años, sirvan de alimento a los osos y les atraigan para colonizar y asentar una población que, según ha asegurado, ya ha empezado a recuperarse.

El presidente de la Fundación Oso Pardo, Guillermo Palomero, ha presentado el proyecto en la plantaciones instaladas por ambas fundaciones en el marco del proyecto ‘Mejora del hábitat osero en entornos mineros degradados del Alto Sil’, que ocupan casi 40 hectáreas.

Con ello, se pretende evitar que nuevas generaciones de osos acudan a las poblaciones en busca de comida más abundante y disponible por estar acostumbrados a la presencia del hombre. Por ello, el proyecto no prevé criar osos en cautividad y después soltarlos, ya que estarían acostumbrados a los humanos y esto supondría problemas como el verano pasado, cuando un oso macho acudió durante varias noches a jardines de vecinos para comer cerezas.

El proyecto ha sido financiado por la Fundación del Banco Santander, que ha aportado 110.000 euros para su desarrollo. Así, el director gerente de la fundación, Borja Baselga, ha manifestado que tenía “muchas ganas” de colaborar con el proyecto del oso pardo para mejorar la especie que está en proceso de recuperación.

Actualmente,Fundación Banco Santander y el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (MACBA) han anunciado una nueva edición del Programa de Formación Permanente del Profesorado, gracias a la ampliación del convenio iniciado en el programa del curso anterior.