Laredo acogerá del 9 al 11 de mayo la recreación de la Toma del Rastrillar, una de las últimas batallas de la Guerra de la Independencia, que propició la liberación de la villa en 1814.

La celebración de este bicentenario incluirá el desfile de tropas españolas, francesas e italianas, con más de un centenar de recreadores, así como combates con fusiles y fuego de artillería.

En las escaramuzas se revivirá el episodio en el que cayó mortalmente herido el joven brigadier general Diego del Barco mientras lideraba la ofensiva del ejército español.

El programa se completará con conferencias y visitas guiadas a las fortificaciones ubicadas en La Atalaya, así como al propio campamento de los soldados, que se ubicará en la Alameda Miramar.