El consejero de Educación, Cultura, y Deporte, Francisco Fernández Mañanes, se ha reunido en Miera con los 78 niños y niñas saharauis que participan este verano en Cantabria en el programa ‘Vacaciones en Paz’.

Los menores saharauis llegaron el pasado mes de junio y permanecerán dos meses acogidos por familias de la región. Esta iniciativa, que cuenta con el apoyo del Gobierno de Cantabria, está gestionada por las ONGD Cantabria por el Sáhara y Alouda Cantabria, en colaboración con la Delegación Saharaui, y, desde su implantación en 1995, cerca de 700 niños y niñas han pasado por nuestra región.

Estos menores y sus familias de acogida participaron ayer en las ‘Jornadas Transformadoras en Miera’, una iniciativa solidaria de la asociación Transformando Futuros, que promueve la cuarta edición de este encuentro en el que participan niños y niñas saharauis que pasan el verano en Cantabria.

Mañanes ha asegurado que, a través de esta jornada, en la que se une cultura y solidaridad, se posibilita que durante un par de meses estos menores se olviden de las duras condiciones de vida de los campamentos, donde la mayoría de la población vive en tiendas de campaña sin agua corriente, con unas condiciones climatológicas extremas y dependiendo casi exclusivamente de la ayuda humanitaria exterior, y que en Cantabria puedan reciban atención médica y suplir las carencias nutricionales que puedan sufrir.

En este sentido, el consejero, cuyo departamento tiene las competencias de Cooperación al Desarrollo, ha apostado por respaldar una salida al conflicto con el Gobierno de Marruecos que aporte una solución duradera como establecen las diferentes resoluciones internacionales.