Ramales de la Victoria celebró este sábado, su famosa “Verbena del Mantón”, declarada Fiesta de Interés Turístico Regional.

El evento se celebró como es tradición en la Plaza de los Jardines, para recibir a las parejas participantes y a numeroso público local y visitante. A tal efecto, el Ayuntamiento instaló gradas portátiles con capacidad para 450 personas.

La verbena contó con la asistencia de la vicepresidenta del Gobierno de Cantabria, Eva Díaz Tezanos, además de las autoridades locales y de un nutrido grupo de alcaldes de toda Cantabria, según informó el Ayuntamiento de Ramales de la Victoria en nota de prensa.

La Verbena del mantón consiste en un concurso de baile por parejas, cuyas damas deben ir ataviadas con un mantón de manila en sus espaldas y danzar al ritmo de la música interpretada por la Banda Municipal y el tradicional organillo, que imprime a la fiesta ramaliega una singularidad especial.

El Ayuntamiento de Ramales programó diversos actos a lo largo de la jornada, como el concierto matutino de la banda municipal de música y una romería previa al inicio de la verbena.

Cuenta la historia que en los meses de abril y mayo de 1839, durante la batalla de Ramales en la primera guerra carlista, durante la huida del general Maroto, éste dejó abandonado un baúl con mantones de Manila.

Tras una cruenta batalla, y cuando el general Espartero entró triunfante en la villa, encontró el baúl y regaló los mantones a las mujeres del pueblo que le vitoreaban. Aquella gesta militar puso apellido a la villa, que desde esa fecha pasó a denominarse Ramales de la Victoria.

Desde entonces se celebra esta popular verbena en la cual las parejas participantes, ataviadas debidamente con el mantón de Manila ellas, y con traje ellos, bailan el chotis al son del organillo y diferentes ritmos como pasodobles con el acompañamiento de la banda de música de Ramales.