El Gobierno de Cantabria va a poner en marcha un Plan Estratégico para Impulsar y Fomentar la Movilidad Eléctrica en la región que tiene un presupuesto inicial de 6,8 millones de euros hasta 2030 e incluye medidas para incentivar la adquisición de vehículos eléctricos, como subvenciones y el desarrollo de una red de recarga que dé cobertura a todo el territorio de Cantabria.

En concreto, el plan contempla ampliar la red actual con diez puntos de recarga rápida –ya que actualmente solo hay dos puntos de este tipo– que complementarán a los de recarga semi-rápida existentes.

El Plan, que se enmarca en la Estrategia de acción frente al cambio climático de Cantabria 2018-2030, ha sido presentado este lunes en rueda de prensa por la vicepresidenta del Gobierno, Eva Díaz Tezanos, el director general de Medio Ambiente, Miguel Ángel Palacio, y el jefe de sección encargado de la contaminación atmosférica del departamento de Medio Ambiente, Jose Antonio Fernandez Ferreras.

Tal y como ha dicho Díaz Tezanos, la intención es que Cantabria esté «a la vanguardia» de la transición energética y que los usuarios vayan sustituyendo su vehículo por uno eléctrico «paulatinamente» y «de forma tranquila».

Asimismo, ha explicado que el vehículo eléctrico cuenta con «barreras» para su implantación, como el precio, la «escasa» red de puntos de recarga y el desconocimiento y la desconfianza de los usuarios en esta nueva tecnología.