La directora general de Cultura, Eva Ranea, ha entregado este lunes al Museo de la Real Fábrica de Artillería de La Cavada una cureña o armazón de madera colocado sobre ruedas en el que se monta un cañón de artillería.

La pieza ha sido realizada por la Consejería de Educación, Cultura y Deporte a petición del Ayuntamiento de Riotuerto y que ha supuesto una inversión cercana a los 4.000 euros, ha informado el Gobierno en nota de prensa.

La cureña está realizada con madera de teka sobre la que se apoya un cañón de calibre 24 libras de hierro fundido, que se encuentra ubicado en el exterior de dicho museo.

Dicho cañón fue fabricado en La Cavada y formó parte del fuerte de San Carlos de Santoña, entre 1765 y 1774, aunque se especula que previamente podría haber formado parte de la dotación de algún navío.

Fue rescatado del fondo de la bahía santoñesa en el año 2.000, donde permanecía desde la entrada de las tropas napoleónicas a dicha localidad.

Al acto de entrega han acudido el alcalde del municipio, Alfredo Maza; la concejala de Educación y Cultura, Cecilia García, y Manuel Jesús Aragón, artesano encargado de realizar la pieza.