La estación de tren de Santander (España) es una estación de ferrocarriles inaugurada en el año 1943 por la empresa española de trenes RENFE. El proyecto de construcción estuvo a cargo del arquitecto Luis Gutiérrez Soto.

En la actualidad, se planea una renovación de la estación para librar las vías del centro de la ciudad. Las obras estarán a cargo de la compañía de infraestructuras ferroviarias Adif. De hecho, el subdirector de Proyectos de Red convencional de Adif, Miguel Leor, ha explicado recientemente en el foro las diferentes fases con las que se partirá la obra de la integración ferroviaria de la capital de Cantabria.

En realidad, todavía se espera la firma del convenio entre el Ayuntamiento de Santander, el Ejecutivo de Cantabria y las empresas públicas Renfe y Adif. El objetivo de las obras es el de liberar 84.600 metros cuadrados de suelo en pleno centro de Santander, mientras que el presupuesto previsto inicialmente alcanza los 187,11 millones de euros.

Además, el subdirector de Proyectos de Red de Adif, Miguel Leor, ha añadido que “la suerte que tenemos es que parte del trabajo inicial ya está hecho, como la mejora de las vías entre Santander y Torrelavega o la demolición de algunos edificios antiguos de oficinas en la calle Castilla, entre otras cosas”.

Leor ha hablado del proyecto en el foro Enlaza, el cual ha sido organizado por el colegio de Ingenieros de Caminos de Cantabria y está situado en el teatro Casyc.

LAS DIFERENTES FASES DE LA REMODELACIÓN

Las fases de remodelación que se plantean en la región se dividen en tres, Santander, Torrelavega y Camargo. Por su parte, el teniente alcalde de Santander, César Díaz, ha señalado que “el proyecto se encuentra en un punto de no retorno”.

El primer paso que se dará una vez se dé luz verde al proyecto será la construcción de un gran edificio de oficinas, según explica el subdirector de Proyectos de Adif. El nuevo edificio se ubicará junto a la estación Norte y dará cabida a todo el personal que trabaja en la empresa, mientras que la estación Sur desaparecerá.

El segundo paso será el de desviar algunas de las vías para reconducir el tráfico hacia la estación Sur, hasta que quede completamente paralizado al término de las obras en la estación Norte. Entre otras cosas, hay que consolidar el talud que sujeta la ladera junto a las vías. Al terminar esa fase, se iniciará otra que hará el trabajo de urbanización de la superficie de esa losa.

De los tres proyectos ferroviarios que se plantean en Cantabria, el de Santander es el más complicado, según señala Leor. En realidad, Santander ganará potencialidad con la nueva estación de tren. Es más, se podrá disfrutar de las nuevas tecnologías que ofrecerán las terminales, wifi, y sistemas digitales que están a cargo de expertos y profesionales salidos de un Máster en Marketing Digital presencial en Madrid.