Pendientes de diamantes, colgantes de oro y broches de rubíes y esmeraldas son solo algunas de las exclusivas piezas que pueden verse en del Museo Thyssen hasta el 26 de febrero.

La exposición Bulgari y Roma reúne 150 piezas de la colección de joyería Heritage Bulgari acompañadas de una treintena de pinturas y esculturas de grandes artistas en la que se puede apreciar cómo el arte romano ha inspirado, a lo largo del tiempo, a la firma Bulgari.

En este sentido, como explica Lucía Boscaini -directora del Departamento de Legado Histórico de Bulgari y comisaria de la exposición-, Roma ha sido y es una fuente de inspiración para los diseñadores de la firma, que recrean en sus joyas los diseños más emblemáticos de la ciudad: desde cabujones que recuerdan a las cúpula de San Pedro, al brillo de los pendientes de diamantes que simulan el esplendor de las volutas barrocas pasando por las sinuosas formas que hacen gala del legado arquitectónico italiano.

De esta manera, la baronesa Thyssen, verdadera impulsora del acontecimiento, rinde homenaje a uno de sus diseñadores más preciados haciendo un recorrido por sus más de 130 años de historia y prestando 14 joyas muy especiales de su colección personal, en la que destaca un brazalete de oro con esmeraldas y diamantes.

Pero no solo la baronesa ha sido imagen de la firma: algunas piezas expuestas pertenecieron a míticas actrices de la talla de Anna Magnani o Elizabeth Taylor, quien fue una de las estrellas más fieles a la firma y de quien se exhiben varias piezas, como un collar de platino con zafiros de Birmania y diamantes o el famoso espejo de oro con turquesas que la estrella de Hollywood lució en Cleopatra.

La exposición está acompañada de un recorrido fotográfico protagonizado por otras celebres actrices como Sofía Loren, Nicole Kidman o modelos como Naomi Campbell que aparecen luciendo valiosas piezas “dirigidas a todas ellas, grandes actrices, pero también desconocidas”- asegura Boscaini-  y que hacen soñar a todo el mundo. Al menos hasta el 26 de febrero.