Las editoriales cántabras Estvdio, El Desvelo y Tantín han publicado las obras ganadoras de los Premios Literarios 2014 del Gobierno de Cantabria, que este miércoles se han presentado al público. Se trata de la primera vez que editoriales de la comunidad publican estos premios, que también por primera vez, tendrán edición digital.

En concreto, Estvdio ha editado el Premio de Novela Corta ‘José María Pereda’ que ha recaído en el también cántabro Carlos J. Salazar por ‘El sueño blanco’; Tantín ha publicado el XVII Premio de cuentos ‘Manuel Llano’ que ha ganado el burgalés Jorge Saiz Mingo con ‘Por decirlo de alguna manera’; y El Desvelo ha editado el Premio Internacional de Poesía Gerardo Diego que ha sido para Jesús Aguilar Marina (Madrid) por ‘Pájaros de la luz y la lluvia’.

Las ediciones, con mil ejemplares en el caso de novela y 500 para cuento y poesía, se han presentado este miércoles en una rueda de prensa que han ofrecido el consejero de Educación, Cultura y Deporte, el director general de Cultura, Joaquín Solanas, acompañados de Salazar y Aguilar –este último no pudo acudir a Santander cuando se dio a conocer el fallo del jurado en diciembre de 2014– y de los editores.

El consejero ha expresado su “satisfacción enorme” por la “edición extraordinaria” de estos premios literarios que se habían dejado de convocar en la anterior legislatura y que recuperó su Gobierno porque “todo lo que representa la literatura no puede dejar de recibir apoyo y los premios son un apoyo muy valioso”, ha dicho.

Igualmente se ha congratulado de que los premios hayan sido editados por empresas cántabras, de modo que se ofrece al público “unos premios de Cantabria publicados por editoriales de Cantabria”.   

Respecto a su obra ganadora de Poesía, ‘Pájaros de la luz y la lluvia’, Aguilar, para quien la poesía es actualmente “más frágil” que la novela, ha explicado que son unos versos “a contracorriente” de la actual tendencia, en una poesía “mística y religiosa”, con un “contenido ético y de nostalgia”.    Habla de la “miseria humana”, del ansia del hombre de ser Dios, con una poesía “depurada, clásica por contenido y barroca de concepto, que habla del fracaso del hombre, de la humanidad sin rumbo”.