La segunda edición del ‘Legado María de Villota’ tendrá lugar en Santander los días 4 y 5 de julio, según ha anunciado este sábado el alcalde, Iñigo de la Serna, quien ha recordado que el objetivo de esta iniciativa es “transmitir a los jóvenes y deportistas la alegría y valores que encarnó la figura de la piloto de automovilismo, ” y a añadido que . “Este proyecto nos da la oportunidad de cumplir con la deuda de gratitud de Santander hacia María de Villota por el cariño que ella le tuvo siempre a nuestra ciudad y de rendirle el homenaje que se merece por el ejemplo de superación y de vitalidad que nos dio a todos”

El Ayuntamiento, junto con la Fundación Deporte Joven y la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), han organizado diversas actividades, que incluyen, el sábado 4 de julio, la jornada abierta ‘Valores en el deporte del motor’ y la Milla María de Villota, que se disputará el domingo, 5 de julio, en la península de La Magdalena.

Tras la apertura, que correrá a cargo del alcalde, el presidente del Consejo Superior de Deportes, Miguel Cardenal; y el rector de la UIMP, César Nombela, se sucederán las ponencias de Pablo de Villota, responsable de patrocinio de Fórmula 1 del Banco Santander; Antonio García, campeón de Europa y del Mundo en karting; Ángela, Ander y Andrés Vilariño, campeones de España y de Europa; y Albert Llovera, piloto de raids y rallyes. Para finalizar, intervendrá Emilio de Villota.

Al día siguiente, se disputará en la península de La Magdalena la Milla María de Villota, de carácter solidario y se solicitará a los participantes que donen un kilo de alimentos no perecederos, en colaboración con Cáritas. La cuota de inscripción, que será de 3 euros, se donará íntegramente a la Fundación Ana Carolina Díaz Mahou.

Las inscripciones se podrán formalizar hasta el 4 de julio en la web  y en la misma se encuentra toda la información sobre las actividades, recogida de dorsales, horarios, etc.

La iniciativa el ‘Legado María de Villota’ nace en 2014 para difundir sus valores y continuar su labor solidaria con enfermos y colectivos más necesitados.

Después de 17 años en las modalidades de karting, turismos, rallyes, GT y monoplazas, María de Villota alcanzó en 2012 su meta de pilotar en Fórmula 1. El 3 de julio de 2012, sufrió un grave accidente con severas lesiones durante unos entrenamientos y a partir de ese momento, hizo de la solidaridad su razón de vivir y la Fundación Ana Carolina Díez Mahou pasó a ser el centro de su vida, ayudando a niños afectados por enfermedades neuromusculares genéticas.    A consecuencia de las lesiones neurológicas del accidente, María falleció el 11 de octubre de 2013 en Sevilla, en las horas previas a su participación en el congreso ‘Lo que de verdad importa’.