El consejero de Medio Rural, Pesca y Alimentación, Jesús Oria, ha valorado la importancia del Parque Nacional de los Picos de Europa para Cantabria, en general, y para Liébana, en particular, no solo porque sitúa a la región en el catálogo de zonas de mayor valor ecológico de España y Europa, sino porque se ha convertido en uno de los elementos de dinamización económica más relevantes para la comarca lebaniega.

Oria ha hecho estas declaraciones en Madrid donde, en representación de Cantabria, ha participado en el acto conmemorativo del centenario de la declaración de los primeros parques nacionales de España, el de Picos de Europa y el de Ordesa y Monte Perdido.

El acto solemne ha tenido lugar en el Senado, bajo la presidencia del Rey Felipe VI, y ha reunido en el antiguo Salón de Sesiones, entre otras autoridades, a los presidentes de las comunidades autónomas de Aragón, Asturias y Castilla y León; la presidenta del Congreso, Ana Pastor; el presidente del Senado, Pío García Escudero; la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, y el director del Organismo Autónomo Parques Nacionales, Basilio Rada.

El consejero ha llamado a aprovechar este centenario para reforzar los lazos de los habitantes de los municipios que aportan terreno al Parque (Camaleño, Cillorigo y Tresviso, en el caso cántabro) mediante una gestión más participativa, tarea en la que se ha avanzado de forma muy importante en Cantabria en la presente legislatura, ha dicho. En este sentido, ha puesto como ejemplo las inversiones que la Consejería de Medio Rural realiza en el territorio y la “interlocución permanente” con los ayuntamientos y juntas vecinales implicadas.

Por otra parte, ha señalado que el futuro Plan Rector de Uso y Gestión del Parque, que en estos momentos están elaborando los técnicos de las tres comunidades, debe poner de manifiesto de forma expresa la “vital importancia” que tienen actividades como la ganadería extensiva en la conservación de los valores ecológicos y paisajísticos, que en su día dieron lugar a la declaración del Parque Nacional.

Igualmente, considera que el plan tiene que servir, además de herramienta de conservación, de instrumento para que dichas actividades se sigan desarrollando dentro del espacio protegido y recuperen la relevancia que han de tener en su gestión.