La Cueva del Soplao supondrá un valor añadido bruto para la región de 40,23 millones de euros en 2018, según un estudio de impacto económico realizado por la Universidad de Cantabria dirigido por el profesor Pablo Coto y que ha sido encargado por la dirección de la cavidad.

De esos más de 40 millones, 29,44 corresponden a efectos directos e indirectos y los 10,79 restantes a efectos inducidos, según el análisis de la Universidad de Cantabria, del que informa el Gobierno en un comunicado.

El estudio calcula también este 2018 se generarán aproximadamente 779 empleos directos e indirectos y que a final de año 230.000 personas habrán entrado a la cueva, aunque el ritmo de visitantes reales indica que se superará esa cifra.

El estudio se basa en 270 encuestas realizadas los pasados meses de julio y agosto a los turistas internacionales, nacionales y cántabros, que además dibuja un perfil socioeconómico de los visitantes a la cueva.

Según estos sondeos, el 79,79% de los encuestados fueron residentes nacionales de otras comunidades autónomas, el 16,67% cántabros y el 3,55% extranjeros. Con respecto a estos últimos, el estudio señala que el 23,95% procedían del Reino Unido, el 22,98% de Alemania y el resto de Francia (16,39%), Italia (9,65%), Bélgica (4,31%) y Polonia (3,19%). Pero también hubo algunos visitantes desde Sudamérica, concretamente de México (2,22%) y Colombia (1,11%).

En los turistas nacionales se observa una «gran atomización», ya que proceden de 47 orígenes diferentes, principalmente Madrid (17,07%), seguido de Vizcaya (12,10%), Asturias (9,12%), Valladolid (5,69%), Valencia (4,78%), Barcelona (4,37%) y Burgos (3,71%).

El estudio considera que el turista que acude a la cueva emplea un 43,44% de su gasto con motivo de esa visita, mientras que el resto lo hace en acudir a otros destinos de la región.

El consejero de Innovación, Industria, Turismo y Comercio, Francisco Martín, ha valorado los datos del estudio destacando la importancia de la actividad turística en la economía, y en este caso concreto en el desarrollo de las zonas rurales de Cantabria.