Más de 500 DVD con fotos y pequeños vídeos, así como otro material gráfico de Manuel de Cos, se han incorporado a los fondos del Museo Etnográfico de Cantabria, que ya alberga otras 12.000 imágenes del autor, que, en conjunto, constituyen «un documento vivo de nuestra cultura, del mundo de todos los cántabros».

Así lo ha dicho el consejero de Educación, Cultura y Deporte, Francisco Fernández Mañanes, que ha presentado los fondos donados por Manuel de Cos al Museo Etnográfico de Cantabria, acompañado por la directora general de Cultura, Eva Ranea, la directora del citado centro, Amparo López, y por Marisol González, cuñada del fotógrafo y dedicada a preservar su obra.

El consejero ha trazado una semblanza de De Cos, nacido en Rábago en los años 20 del siglo pasado, que descubrió en 1972 la cueva de Chufín, declarada Patrimonio de la Humanidad, y que fue un «hombre comprometido políticamente», «de izquierdas», que sufrió represalias en la Guerra Civil.

Fernández Mañanes ha destacado que sus fotografías ofrecen «un testimonio de una realidad» que en muchos casos ya no existe. Son «un compendio de imágenes imposibles de visualizar hoy de la historia del último medio siglo», ha apostillado.

Fue un amante de la naturaleza, de ahí que algunas de sus fotos tengan una faceta ecologista, de denuncia de la deforestación de los bosques de Cantabria. También documentó el mundo rural gracias a lo cual ahora «hay miles de imágenes reflejo del pasado cultural etnográfico» de Cantabria, ha señalado el consejero.

«Es un inmenso y valioso fondo de 50 años de Cantabria a través de sus gentes y acontecimientos», ha resumido Fernández Mañanes, asegurando que este fotógrafo aficionado «reflejó como nadie el entorno».

A partir de este momento, el Museo Etnográfico deberá sistematizar la colección, que comprende diversas temáticas, desde la naturaleza a los deportes, pasando por la arquitectura, el folclore, la religión, la ganadería, artesanía, costumbres o tradiciones.

En concreto, deberá analizar el estado de conservación de los fondos donados por De Cos, restaurarlos en su caso, identificar los soportes y formatos, clasificarlos y ponerlos a disposición tanto de investigadores como del público en general.

En este sentido, la directora del centro ha señalado que se trata de «salvaguardar» la «memoria visual de la historia y patrimonio» de Cantabria a través de estos documentos que son también «herramientas de investigación» para la etnografía y antropología, a la vez que reveladores de la «identidad del personaje».

De De Cos, ha destacado, «es valioso todo el documento, no solo la imagen», puesto que en muchos casos se acompaña de comentarios «muestra de su personalidad y energía».