El Campo de Golf Abra del Pas ‘Celia Barquín’, gestionado por la empresa pública Cantur, ha obtenido la Q de Calidad que otorga el Instituto para la Calidad Turística Española (ICTE), convirtiéndose así en el segundo campo de golf de Cantabria que cuenta con este distintivo junto al de Nestares y el quinto de España.

El consejero de Innovación, Industria, Turismo y Comercio en funciones, Francisco Martín, ha destacado que la implantación de la ‘Q’ de Calidad en el Campo de Golf tiene «trascendencia» ya que «dado su carácter público, representa un ejemplo para el resto de campos de la región y establecimientos turísticos» .

Además, ha sostenido que este «prestigioso» distintivo supone el reconocimiento al trabajo del equipo de profesionales de Abra del Pas, dirigido por Luis Pérez San Miguel y es fruto, además, de «la apuesta por la calidad que desde el Gobierno de Cantabria se ha venido realizando para dar un valor añadido a la oferta turística regional».

Martín ha recordado la inversión de más de un millón de euros realizada en el campo de golf por parte de Cantur y la nueva imagen dada a la instalación, que en 2016 fue ampliada de 15 a 18 hoyos, con par 70.

El consejero en funciones ha subrayado que la región tiene la fortuna de contar con campos públicos del golf que hacen que este deporte «esté al alcance de cualquiera» frente a la leyenda elitista que se le atribuye.

Junto a la ampliación a 18 hoyos, ejecutada en la parte oeste, el proyecto de remodelación del campo de golf también contempló otras actuaciones adicionales con objeto de mejorar la funcionalidad del recorrido de juego, además de tareas de reforestación y siembra con la plantación de especies arbustivas y arbóreas autóctonas para dotar de cobertura vegetal el área ampliada.

Entre estas acciones, destacan la creación de seis lagos dentro de la configuración de hoyos existentes y la mejora del campo de prácticas.

Abra del Pas también estrenó un nuevo sistema lacustre, diseñado con criterios de naturalidad, integración y sostenibilidad ambiental, con la consiguiente mejora de las condiciones de drenaje del campo y el añadido del atractivo al recorrido.

El campo ha incrementando un 30% el número de abonados desde 2016, llegando en la actualidad a 502, mientras que el número de ‘green fees’ llegó en 2018 a 23.000 y en lo que va de año ya se ha incrementado un 35%, lo que hace prever que 2019 se cierre con 27.000. Asimismo, la Escuela Juvenil cuenta con 55 alumnos, un 76% más que en 2016.